Hace 30 años “Mi pobre angelito” estrenaba la época navideña

Cuando se acerca Navidad siempre buscamos ver otra vez esas películas que nos llevan a sentir el espíritu decembrino, desde noviembre nos comenzamos a preparar para las fiestas y el cine no se queda atrás. En eso, Mi Pobre Angelito es una fija.

En noviembre, se cumplieron treinta años del estreno de Mi pobre angelito a nivel mundial, la película que revolucionó el cine navideño y se volvió de culto es una historia fija para ver cuando ya se acerca Navidad. La historia surgió de la mano del guionista John Hughes y su experiencia personal en un viaje de trabajo donde se preguntó qué sería lo más insólito que podría dejar, pensó en su hijo y esa fue la semilla que germinó en la historia que todos conocemos. 

Kevin McCallister es un niño de ocho años muy preocupado por la poca atención que le ponen sus padres mientras organizan los últimos detalles para un viaje a París, en el apuro, Kevin se queda en la casa sin darse cuenta que sus padres ya se habían ido, a la mañana siguiente cuando despierta, se da cuenta que su deseo se cumplió y por fin está solo en casa donde puede hacer lo que quiera sin cuestionamientos. 

Mi pobre angelito significó un boom en taquilla en 1990, con un presupuesto de 18 millones de dólares terminó recaudando más de 470 millones en total, estas cifras abrieron el camino para que llegara en 1992 Mi pobre angelito 2: Perdido en Nueva York. La dirección estuvo bajo el mando de Chris Columbus y de ahí en adelante su carrera como director se disparó. La primera escena de la película es de las más recordadas, la fachada de la enorme casa en Illinois rodeada por la blanca nieve y Somewhere in my memory de John Williams tocando de fondo, los niños y adolescentes de la familia caminando de aquí para allá, subiendo y bajando escaleras mientras Joe Pesci los mira atento con la mirada evaluando todo para dar su golpe al intentar meterse a la casa para robar. 

La película podría ser solo navideña si no tocara temas como la reconciliación, el perdón y las relaciones entre los padres y sus hijos, la Navidad es sólo un acontecimiento que se da dentro de la película y sin embargo es la culpable del apuro de los McCallister por no llegar a tiempo al aeropuerto. 

Para Macaulay Culkin esta película fue su carta de presentación como futuro actor en Hollywood, su trabajo fue reconocido mundialmente y a todos nos encantó el niño rubio inteligente y tremendo que defendió su casa en Navidad por encima de cualquier cosa.