George Lucas, la autoría de un filme y los derechos de autor

En una entrevista con la revista Wired, George Lucas, autor de La Guerra de las Galaxias, reflexiona sobre el problema de los derechos de autor en el mundo del cine, en el contexto de los avances digitales de entonces —de hace una larga década, quiero decir. Vale la pena citarla:

El maestro Jedi

Wired: ¿Está usted preocupado por las otras consecuencias que se desprenden de esta facilidad para rehacer las cosas? ¿No le preocupa el hecho de que alguien haga caminar a Yoda, mucho después de que usted haya muerto.
George Lucas: No hace ninguna diferencia que se trabaje de forma digital o analógica: siempre alguien puede reeditar tu película y hacer algo completamente diferente de lo que es. El asunto aquí son los derechos del artista. En el mundo editorial, el artista suele ser el dueño de los derechos, y como consecuencia, es imposible que alguien tome su libro y lo reescriba. Pero en la industria del cine, los estudios son los dueños de los derechos y ellos pueden hacer con ellos lo que quieran cuando quieran. Una de las cosas que están sometidas a consideración del Congreso, es tratar de que el artista, en la industria cinematográfica, tenga los mismos derechos que un pintor o un escritor, que es para lo que existen los derechos de autor. Los derechos de autor no fueron creados para ser propiedad de una gran corporación; fueron creados para ser propiedad del artista. El problema en el mundo del cine es determinar quién es el artista, quién es el autor. Los escritores reclaman la autoría, el director reclama autoría; el productor reclama autoría. Últimadamente, alguien debería ser designado como el autor, no la corporación dueña de los derechos, que los vende a otra corporación, que a su vez los vende a otra corporación. En realidad, esto no tiene nada que ver con la tecnología.

Wired: entonces, ¿quién cree usted que debería ser el autor?
Lucas: No estoy del todo seguro si debe ser el productor, el director, los escritores o los tres. Creo que le toca a la gente designar quién es el autor, porque si uno dice “es el productor”, entonces un montón de directores se convertirán en directores-productores. Es lo que yo hago. Yo solucioné ese problema al ser propietario de mi propio derechos de autor, de modo que nadie pueda andar fastidiando con mi material. Nadie puede tomar La Guerra de las Galaxias y hacer que Yoda camine, porque yo soy el dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *